16 septiembre 2006

Diario de una laparoscopizada

Día 1: 14.09.06. El de la operación de potorro

Puntual que es una, especialmente cuando le van arreglar el potorro, me dirigí hacia el hospital a las 7 de la mañana, lo que significó que tuve que esperar 45 min. a que alguien me hiciera caso (15 min. que llegué de antelación y 30 porque sí, porque el personal lo vale).
Después ya me subieron a la habitación me enemaron (curioso fue cuando entendí que lo que iban hacerme era animarme a lo que yo me imaginé a la enfermera y a la auxiliar con la bata de cola tocando las palmas y las castañuelas respectivamente) y me rasuraron de forma que ahora tengo un potorro con perilla (monísima, vamos). Luego llegó el médico a saludar y se despidió con un "nos vemos abajo vestida de Victorio & Luccino", que yo pensé eso es lo que necesito en mi vida un médico cañón que sepa cómo hacer una broma con toques de pasarela.

Del quirófano no recuerdo mucho excepto al médico cañón preséntandome al anestesista como el señor que me iba a dar un colocón controlado (si es que este hombre me conoce...) y al controlador de colocones diciendo que iba sentirç un mareo tipo borrachera (algo le debía haber contado de mí el médico cañón como para que supiera que eso me iba a emocionar) y luego se puso a imitar a Arguiñano a lo que yo me acordé del anestesista ese de Valencia que le condenaron por pegarse un chute antes de anestesiar y empecé a acojonarme, pero he de decir que la borrachera apareció en mi y lo siguiente que recuerdo es despertarme en el quirófano mientras todos recogían y decirle a un aenfermera que necesitaba ir al lavabo a lo que me contestó "tranquilízate que te hemos sondado" Tranquilízate??? porqué no se sonda usted y se tranquiliza so ... sondadora?? En fin que yo junté las piernas todo lo que la goma de la sonda me lo permitía y me quedé con las ganas de echarme a llorar (de fondo se escuchaba Melendi, un cuadro vamos.)

De lo siguiente lo que más recuerdo es que cada vez que veia alguien con pinta médica que preguntaba que cómo estaba sólo acertaba a contestar "¿Cuándo me quitan la sonda?". A lo que todo le mundo contestaba, pacientemente eso sí, "dentro de un rato". Con el médico cañón intenté hacer un acuerdo de usted (bueno, yo como ya me he tomado confianzas después de la cantidad de veces que me ha visto sin bragas, ya le llamo de tu) me quita la sonda y yo me comprometo a ir al baño cada media hora a lo que el, en vez de contestar, como yo esperaba, "por supuesto", me dijo "ni con el grifo abierto te la quitaremos dentro de unas horas" y se quedó con cara de y no vamos a discutirlo. Creo que este hombre sabe perfectamente como hacer que me calle y no de más la brasa, no es mono???.

En fin que finalmente a las 4 me dieron un botellín de agua. Estaba yo más feliz!!! aunque en vez de agradecerlo (al menos con palabras, porque por mi mirada parece que me hubieran regalado 1 millón de euros) sólo acerté a decirle a la enfermera "pero cuando me quitais la sonda?. Una hora más tarde ya era feliz. Podía ir al baño yo solita.


Día 2 15.09.06. En el que ya puedo ir de compras.

Me levanté a la hora que me salió y buenamente me apeteció. Eso es lo mejor de los privados, que aunque te hagan ir a primera hora de la mañan aluego los horarios los llevan un poco, y un bastante también, como les sale del mismísimo.

Desayuné, me duché, vino el médico cañón y me dijo que era la mujer de su vida, uy no! que lo que me dijo fue que llevaba bien las heridas. Y ya me fuí a casita.

Por la tarde como estaba más aburrida que un mono y más encojida que una abuela de estar tumbada me fui con mi madre al centro de compras. No se si es muy normal que al día siguiente de una operacón te puedas ir de compras pero oye, a mi lo de ver ropa me animó un montón. Deberían considerar el shopping como terapia médica. En vez de tantas pastillas las enfermeras deberían pasear con barras-armario de estos de los de las pasarelas. Seguro que así se les curaba antes la gente. Para la sección masculina seguro que unos juegos de destornilladores y una blackanddecker hacían mucho más que un equipo completo de reanimación. Bueno, en mi historia personal he de decir que no tenía muchas ganas de probarme nada pero mi madre se compró dos camisetas y yo ya he fichado varias. Donde si que abrí la cartera fue en la Fnac que me compré "La boda del Monzón" (preciosa) y el disco del 15 aniversario de Pirineos Sur, en el que descubrí que yo fui una de las mil personas que inaguraron el Festival en el 92 con el concierto de Ketama, bueno mi pae y yo. Si es que una ha nacío pa ser festivalera y lo demás es luchar contra mi propio destino...

Día 3 16.09.06. En el que ya puedo ir de vermú.

Mi día de hoy ha sido un continuo bar. Que si desayunar, que si ir a reservar al restaurante donde íbamos a ir a comer, que si un cafelito más, que si ahora entro en una tienda me medio mareo y nos vamos a por una cocacola. que si pasamos por la Pza de Santa Ana y nos tomamos una caña (yo no, que por ahora he decidido que paso del alcohol matutino), que si vamos a hacer hora hasta las tres en la terrazita de enfrente del restaurante...
En fin un no parar.
El restaurante, increible. El postre, frambuesa natural con crema de chocolate blanco, pa darle un muerdo bien dao al cocinero. Y la sobremesa... pelín excesiva, nos hemos ido a comer mis paes, Javi, Guillermoy la novia y hasta las seis no hemos salido de ahí.

En fin un día típico en lo que a mi familia se refiere.

Día 4. 17.09.06 En el que ya puedo...

Hoy (16.09.06) me ha llamado Ardid y me ha preguntado que cuando podría estrenar mi nuevo potorro, es decir que si hoy conocía alguien, podría utilizarlo a lo que le he contestado que una cosa es que pueda ir de compras y otra ponerme a culear sin que me salgan en los puntos. Su respuesta, inquientante, ha sido "y cuando te quitan los puntos?", yo le he contestado que total, para las perspectivas que tengo tampoco es un tema que me preocupe con la de tiempos que he estado sin saber si el antiguo seguía en su sitio, me iba a preocupar ahora de estrenar el nuevo.
Así que contestando al título:
Día 4. 17.09.06 En el que ya puedo... montarme en tren y tirar pa Huesconsin


1 comentario:

lamaru dijo...

No sabes cómo me río contigo, anda que menos mal que describes una operación que si llegas a contar el último sarao en Marbella se me sueltan los puntos hasta a mí, y eso que me operaron a los nueve años.
Bueno, que gracias por ser tan positiva y enorabuena por lo de tu nuevo potorro.
Ah! y que me he alegrado un monton de que hayas vuelto a huesconsi, que así septiembre se lleva mejor.
Besines.