01 agosto 2007

LA RECONQUISTA

Poco a poco voy reintegrándome a la vida cotidiana. Ayer fuimos de compras y creo que ya he pillado el fashion concept para este final de verano: premamá con manoletinas. Todas tenemos que llevar frunces en el escote. De cualquier tipo. Y, como ya digo, manoletinas, o bailarinas, como se llaman ahora. Ya me he comprado camisetas con frunces (estoy poniendo mi mejor empeño en integrarme), pero lo de las manoletinas me supera. Me han dicho que se llevan hasta en invierno. Dios, sálvame y llévame contigo a un mundo sin manoletinas. Sin ninguna.

He descubierto además el complemento de hogar que está haciendo furor en todas las casas oscenas. No hay una sola casa que no tenga, al menos, uno. En casa de mis padres, en el nuevo piso de Karakul (no tiene nada, sólo tiene este nuevo complemento), en casa de todas y cada una de mis amigas: el catálogo del Ikea. No es el Marca lo que más se lee en éste país. Es el catálogo del Ikea. Tres de cada dos casas oscenas tienen ya uno. Ya he pensado pedir trabajo allí. Nunca me iba a leer tanta gente como haciendo los pies de foto del catálogo. Así, literatura para las masas. “Encimera de nogal con aires nórdicos. 600 Euros”. Si es que encima, hasta se me da bien. Y esos bonitos titulares, tipo “Luz de Vida”, “Pasillo hacia el cielo” o “Si no lo tenemos, no lo necesitas”. Ya le voy cogiendo el gusto.

El caso es que, como últimamente me da por ver señales por todas partes, también me ha llamado la atención el titular de portada del susodicho “bestgiven” (porque bestseller no se puede decir que sea...): “Vuelve a conquistar tu vida”. Pues eso, ahí voy, reconquistando. Como la Católica.


5 comentarios:

burbuja dijo...

Bienvenida a la República Independiente de su Visa. Por favor, deje sus manoletinas en la puerta.

kaktus dijo...

Sí, que dentro te espera el niño espermatozoide...

Ender Muab'Dib dijo...

Gracias al cielo, por fin mujeres que odian... eso. Jamás he visto nada más cutre, hortera e inútil que ese calzado tan de moda ahora; Dios os bendiga.

Lo que más gracia me hace es que el año pasado lo que estaba de moda eran las ultrabotas gigantescas con pelos y piel, que parecían de cazador —y también muy horteras— y ahora se ha pasado a un concepto diametralmente opuesto, minimalista por completo. Me llama mucho la atención, la verdad.

¡Saludos!

la maru dijo...

Pues yo como escritora del Cosmopolitan o del Vale ya te veo. Claro que ser "apuntillista" del IKEA es mejor, siempre claro que no tengas que escribir en Sueco las instrucciones de montaje.

Pitxi dijo...

Pues ayer estuve en ikea por razones obligacionales y ya voy viendo como ha mejorado mi sueco, se pronunciar con cierta soltura Fohröhja, Bönde y Stckhlom, este último me ha costado, la suficiente soltura para que un empleado de ecuador que trabaja en una tienda sueca, entienda a un español, hablandole en Noruego, XD, al final salí vivo