16 julio 2007

SANTA Y PALURDA INFANCIA

Corro de niños jugando:

Niño 1: “Yo quiero jugar a ser mayores para tener dinero”
Niño 2: “Si, vamos a jugar a ser mayores”
Niña 3 y, al parecer, jefa del grupo: “Vale pues jugamos a que somos mayores. Vosotros tres tenéis 10 años y tú 11”

Ole! Ole! Ole!!

Esto lo escuchamos Buffy y yo en la piscina intentando dormir lo que el sol pegando de lleno en la tienda no nos dejaba. Nos echamos unas risas que pa qué (de alguna forma había que contrarrestar el complejo senil que nos había entrado con el juego de los niños)


6 comentarios:

Pitxi dijo...

Que espabilailla la niña, pensaria "como les de mas edad, estos se me ponen a tirar los trastos a ponerse camisetas del niño y decir mas tonterias de las que ya dicen"

Javier Cid dijo...

si si... opino como Pitxi, lo hizo porque a esa edad aun tenemos dormida la testosterona. Salió listilla la niña :p

Yo a los 10 años ya empecé a hacer mis pinitos dentro del mundo de las ciencias empresariales: "mi padre me daba 100 pesetas los domingos, gastantome 50 pesetas en chuches, cada mes ganaba 200 pesetas, y en algún dia de fiesta extraordinario me daban 100 pesetas mas que esas me las gastaba integras".... con 10 años... toda una fortuna. Ya ha cogido la niña buena edad, jejeje.

OaBy dijo...

Ostras que bueno! Si es que los nanos de ahora con 10 u 11 años ya han pillado su primer coma etílico, están hartos de porros y dejan los guantes de fregar sin dedos. Qué ganas de crecer, con lo bien que se estaba cuando no hacías otra cosa más que jugar...

buffy dijo...

Lo mejor de todo es que la niña que mandaba tenía unos 6 años, que tampoco es que tuviera 3 añitos... me encanta la prespectiva de los niños. ¡¡Son más majos!!

burbuja dijo...

Pitxi, es lo que tenemos las niñas que somos mu espabilaicas (a la par que mandonas)
Javier, si hubieras estado a mi lado me hubiera fundido tu dinero tan rápido como me fundía el mio
Oaby, miedo me dan los niños de ahora y los adolescentes bueno esos si quenos han salido espabilados!!
Buffy, para un rato y en según qué momentos pero sí, me encanta la santa y palurda infancia

Ender Muab'Dib dijo...

Pese a la primera sonrisa que hace esbozar la anécdota por la inocencia y candidez de los niños no puedo evitar detenerme a reflexionar con el comentario de oaby: los niños ahora a los 11 años ya quieren dejar de ser niños y ya empiezan a hacer todas esas cosas que nosotros no hicimos hasta el final de nuestra adolescencia.

Para los críos de ahora, los 11 años son como nuestros 16. Y la verdad es que es algo terriblemente triste pues estamos criando a toda una generación con una infancia cortísima, lo cual no es bueno para ellos en absoluto, pues no sólo es la etapa más feliz de la vida de cualquier persona, sino que es en la que más se aprende y se va formando para enfrentarse a los problemas que tendrá conforme crezca.

¡Saludos!