02 abril 2007

EL DESVÍO


“Hay un día, ya verás, un día que es la hostia. Ese día todo es bueno: ves a la gente que quieres ver, comes la comida que más te gusta, y todo lo que te pasa ese día es lo que tú quieres que te pase. Si pones la radio, la música que sale es tu canción favorita. Si vas a la tele ese día, o por ejemplo a un concurso, lo ganas todo: el dinero, los viajes... todo. Fíjate bien lo que te digo: todo.


Pasa sólo una vez en la vida. Por eso hay que estar muy atenta, no sea que se te pase. Es como un desvío. Como cuando vas por la carretera, y hay un desvío hacia otro sitio, pero a lo mejor vas hablando por el móvil, o estás discutiendo, o pensando en lo que sea, y no te das cuenta. Y se te pasa. Y te jodiste, porque ya no puedes volver atrás.


Pues ese día es lo mismo: un desvío. Y es muy importante, porque puedes elegir por dónde va a seguir todo. Si por ese camino, que es nuevo, o no. Por eso tenemos que estar muy atentas, Zule, muy atentas. Porque hay muy pocas cosas buenas, y si encima se te pasan porque estás hablando con el móvil o pensando en otra cosa... sería una mierda. Una mierda completa.”


Princesas, de Fernando León de Aranoa.


1 comentario:

la maru dijo...

Qué pedazo de conversación!
A mí también fue una de las partes de la peli que más me gustó. Espectacular. ¿y si fuera cierto?