22 marzo 2010

Lunes, 22 de agujetas del 2010.



He vuelto a localizar esos tendones y músculos que tenía olvidados desde hacía un año. El almuerzo en Salinas, sensacional. Las vistas del puerto francés, preciosas. Poca nieve y mucho calor, es lo que tiene esquiar en Marzo. Los pocos esquiadores que nos acercamos a Piau este sábado, hicimos lo que pudimos y no estábamos obligados a más. Un día maravilloso, en el cual las nubes nos dieron tregua hasta las 3 de la tarde. Volvimos contentos, cansados y con una tímida lluvia en el parabrisas.

La siesta y el baño nos repuso en seguida. El hotel Pañart de Bielsa, nos acogió como hijos adoptivos, con un trato familiar y una comida caliente y bien abundante.

Tras las tostadas y el café del desayuno del domingo, nos aventuramos en el valle de Pineta, para dar un buen paseo con las raquetas. Había más nieve si cabe que en las pistas de esquí. Los fondistas nos adelantaban de vez en cuando, aunque la ausencia de visitantes hizo que la jornada transcurriera en silencio. Un silencio quebrado tan sólo por la voz de los pajarillos y por los atronadores aludes, que caían en cascada, de vez en cuando, desde las paredes más altas del valle.

Un espectáculo impresionante.


3 comentarios:

Maquinista dijo...

Puede ser un "Maru-Planet" Oregonés? jajaja
Si ser eres!!!

la maru dijo...

Si ser soy! Maquinista ¿Pero el qué? Una guía turística oregonesa, jajaja

Maquinista dijo...

Un pingo, un pingo turístico!!!
jajaja