12 noviembre 2008

Un día más, de una jubilada forzosa.


8:15 suena el despertador. Lo apago y negándome a abandonar la ensoñación, valoro la posibilidad de levantarme, darme una ducha y ponerme el collarín. Qué ilu!

10:52 las pastillas han dejado de hacer su efecto calmante, sigo en la cama, me levanto al fin, con el único objetivo de tomar la medicación y despertarme del todo.

11:09 suena el teléfono y quedo con kactus a tomar un café. Su agenda está mucho más apretada que la mía, así que la acompaño a realizar sus quehaceres, de un lado a otro de la ciudad.

12:03 pasamos del resto de las obligaciones de kactus y nos tomamos un vermút (ella) y un poleo (yo). Criticamos algún que otro compañero, hablamos de nuestros amigas/os, del tiempo, de las últimas noticias, de…

14:02 dios mío, qué hora se nos ha hecho! Pagamos al camarero y nos vamos a comer cada cual a su casa.

16:05 quedo con kactus a tomar café de nuevo, para hacer hora hasta que entre a trabajar (ella). Yo no tengo nada que hacer en toda la tarde.

17:00 kactus me abandona a mi suerte y se marcha al curro. Yo me voy a mi casa atacada de tanta cafeína.

17:11 me lanzo a la calle. He conseguido quedar a tomar algo en casa de una amiga a la que no veía desde hace siete u ocho meses. Espero que tenga algún refresco porque otro café no lo aguantará mi tensión. Qué suerte la mía. He conseguido a alguien que me saque del aburrimiento unas horas.

19:50 vuelvo a casa y encuentro a otros jubilados, que observan unas obras, y estoy por quedarme con ellos hasta la hora de la cena. Hace frío, así que me voy para casa directa, sin pensar más tonterías.

20:35 fin. He acabado la tercera novela esta semana. Mañana pasaré por la librería a comprarme algo que leer.

20:37Veo el rosco de pasa-palabra. (Qué, le voy a hacer si estoy enganchada a este programa).
21:00 me hago la cena e ingiero la última dosis de drogas legales del día.

22:30 por fin es una hora decente para volver a acostarme.

23:56 Morfeo está de vacaciones y ya me aburro de dar vueltas en la cama. Miro por la ventana un rato y como no pasa nadie por la calle, vuelvo a intentar dormirme.
Conclusión: 24 horas son muchas horas para no poder hacer nada en todo el día. Por no poder hacer, no puedo ni mirarme los pies. Pensarlo.


10 comentarios:

Herzog dijo...

me estas dando pena, si es lo que quieres lo vas a conseguir, te apadrino, pero me tienes que mandar dibujos, de verdad un poco mal, si kieres te dejo la wii (aunk un poco mal en tu estado)
pos nada a ver si se pasa pronto tu drogodependencia

Carburo dijo...

pero yo aun no me he enterado que te ha pasado ¿ha sido por accidente de trafico? ¿necesitas asesoramiento?

MOÑO dijo...

La verdad es que tal y como lo pintas, tiene que ser muy aburrido.
Nadie te hace compañía?? Que mala es la gente.

Peibols dijo...

Uy!
Te debo un tupper... así que la semana que viene quedamos una tarde y te lo devuelvo!!!

karlos dijo...

Animo Coño!!!

Dina dijo...

Cari, aprovecha esta vida de jubilada mientras puedas que luego... bueno, no te voy a contar que es lo que vendrá luego... tu lo sabes de sobras (y yo lo descubrí la semana pasada)... así que disfruta... y ya sabes... ¿hace una ruta turística?... ¿una caña?... ¿un paseo a cositas?... ¿un viaje con el taladro?... ¿un cafecito?... pide por esa boquita y se te concederá (anota, tienes que comprar la lotería de navidad, ya tienes una tarde en la que podremos hacer algo, jeje)

Ah, por tus pies no te preocupes... siguen estando en el mismo sitio que siempre (doy fe de ello)

la maru dijo...

Herzog, no doy pena, sólo es q me aburro y os lo cuento. Gracias por los ánimos.

Carburo, gracias por prestarme tu asesoramiento pero lo que necesito es un masajista, a ser posible de metro ochenta, cachas y con las manos suaves. jajajaja No ha sido un accidente, es un pinzamiento cervical. ( Y nada de bromitas sobre cómo me lo he hecho, eh)

Moño, me hacen mucha compañía pero la gente trabaja y yo no, lo pillas, no? Vamos, que tengo muchas horas sueltas para pensar maldades que es lo único que se me ocurre.

Pei, ya me estás devolviendo mi Tupper, que lo necesito. Porfa, llámame y tomamos algo! Gracias.

Karlos, animada estoy, sólo que no me puedo mover. Qué énfasis, chico.

Dina, ya me siento más tranquila sabiendo que siguen mis pies ahí abajo. jajaja Anda que como para depilarme las ingles estoy, jajaja menos mal que no me han mandado a nadar...jajajjajaja SOY UNA BRUTA, LO SÉ.

Dina dijo...

Jajajaja... asi que pensando en la ingles... nena, tienes demasiadas horas pa pensar... hoy tómate dosis doble de toas las pastis que asins dormiras un poquitillo más.

Pistols dijo...

He sufrido eso mismo, se lo que duele, asi que animo!!!!!!
MIralo de otro modo Ojala tuviera tiempo para leer 3 novelas a la semana

La gata Lola dijo...

Los pies están sobrevalorados, nena. Piensa que seguirán allí cuando puedas volver a bajar la cabeza!

Por cierto, ya están abiertas las líneas de teléfono para Apadrinar a un bloguer convaleciente y darle cacahuetes. Llámanos!!!!!!